En Colombia solo uno de cada tres bebés reciben leche materna como alimentación exclusiva en sus primeros meses de vida. Se espera que con la implementación de salas de lactancia en los lugares de trabajo, la cifra mejore de manera considerable.

La falta de apoyo que reciben las madres cuando retornan a su vida laboral y no contar con espacios adecuados para extraer y conservar la leche materna, son las principales causas que interrumpen lactancia exclusiva hasta los 6 meses.

Lactancia: un acto de amor y bienestar

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), si todos los niños fueran amamantados, cada año se salvarían unas 820.000 vidas infantiles. De hecho, la leche materna contiene todos los nutrientes necesarios para que el bebé no sufra de enfermedades respiratorias, diarreas y alergias; así, crecen sanos y fuertes.

Los niños no son los únicos que se benefician con la lactancia ya que las madres que lactan tienen menor posibilidad de desarrollar cáncer de seno y ovario, no sufren de anemia y de manera adicional reducen el peso ganado durante el embarazo. Sin embargo, en muchos de los casos, cuando las mujeres retoman su vida laboral luego de la licencia de materinidad, se sienten culpables por no amamantar a su hijo y aumentan sus preocupaciones económicas al tener que comprar leche artificial.

De acuerdo con la neonatóloga Sandra Navarro, asesora de la Cohorte Maternoperinatal de Compensar, “la creación de salas de lactancia dentro del entorno laboral permiten que las mujeres aumenten su autoestima y reconecten su vínculo maternal”.

Salas de lactancia, prioridad de Compensar

Anualmente se presentan alrededor de 250 madres lactantes en Compensar, razón por la cual se evidenció la necesidad de crear salas de lactancia en sus diferentes sedes para así aumentar el bienestar de las mamás que trabajan allí.

“Nuestro compromiso va más allá del cumplimiento de la Ley 1823 de 2017, la cual busca que las empresas privadas con gran capital (igual o superior a 1.500 salarios mínimos) y más de 50 empleados implementen lugares de extracción y conservación de leche materna, lo que queremos es impactar positivamente la vida de nuestras colaboradoras y sus familias”, asegura Katherine Triviño, Gestora de Desarrollo Organizacional de Compensar.

Por esta razón, la Cohorte Maternoperinatal y el área de Talento Humano de Compensar se articularon para realizar un programa de capacitación a sus colaboradoras, que se encuentren en el último trimestre de embarazo. En estos talleres se les informa la importancia de la lactancia, cuál es la ley que les garantiza este derecho, cómo cuidar y conservar la leche que extraen. Además, de las técnicas de higiene y salubridad que deben seguir.

Compensar abrirá 3 salas de lactancia en agosto, ubicadas en la Sede Empresarial y Calle 26, las cuales cumplen con los parámetros técnicos que estableció el Ministerio de Salud y Protección Social: “Se le dio prioridad a estas sedes porque es donde presentamos mayor cantidad de mamás lactantes, esperamos que en el transcurso de este año demos apertura a otras cuatro salas de lactancia”, afirma Triviño.

Las empresas que crean estos espacios, también reciben beneficios respecto al ausentismo generado por enfermedad de los bebés en periodo de lactancia y además generan menores niveles de rotación con sus empleadas al mostrar interés en su bienestar y satisfacción.

La creación de salas de lactancia no solo contribuye a mejorar la calidad de vida y tranquilidad de sus empleadas y familias, sino que también garantiza un mundo más sostenible porque promueve la seguridad alimentaria.

¿Te gustó este tema?