Aliado para el Bienestar Empresarial

Cuando se tiene pensando iniciar un emprendimiento muchos optan por buscar un socio que los ayude a crearlo. Sin embargo, una mala elección puede hacer que fracase la empresa, antes de que esta prospere.

La elección adecuada es una decisión difícil que no se puede tomar a la ligera. Según Juan Carlos Yepes, empresario y autor de la colección Historias de Negocios Altamente Inspiradoras, “elegir un socio es como escoger un novio o novia para casarse, hay que hacerlo con mucho cuidado y pensar a futuro como sería una separación en caso de que no funcione”.

Cuando se inicia una empresa, todas las personas piensan de manera más emocional que racional, llevándolos a creer que su amigo de toda la vida, compañero de universidad o familiares, son los más idóneos para asociarse.

Sin embargo, pueden estar cometiendo un error “si no definen el rol que va a jugar dentro de la compañía y no tienen claridad lo que se espera de cada socio, lo más probable es que esa sociedad no genere buenos resultados. Por ello, lo más recomendable es que antes de emprender firmen un acuerdo societario donde queden claras las reglas de juego”, afirma Julián Arango, Gerente General de Empreteknia, consultora de emprendimiento que trabaja en alianza con la Agencia de Empleo y Emprendimiento de Compensar.

Otro desacierto a la hora de crear una sociedad es no saber con quién se está relacionando, no solo averigüe su curriculum profesional, sino también su comportamiento ya que un mal manejo de la marca personal puede afectar la reputación de su compañía.

Claves para escoger su socio

● Evalúe si realmente necesita un socio: muchas veces por la falta de capital se tiende a recurrir a otra persona para emprender sin tener en cuenta que esta decisión puede afectarlo. No realice acciones precipitadas, al contrario, analice muy bien si usted puede iniciar solo.

 ● Complemento de conocimientos: es usual que compañeros de la misma área quieran emprender, pero tenga en cuenta que una empresa necesita de todas las profesiones, comunicadores, administradores, publicitas y contadores, entre otros, son vitales para garantizar el éxito y tener una visión más amplia del mercado.

● Compartir el mismo propósito y pasión: cuando se crea una empresa, muchas veces, atravesarán por varias dificultades. Por ello, cada socio debe tener claro y compartir la misma meta que se plantearon desde el inicio, con el fin de saber cómo enfrentar cualquier desafío.

 ● Es mejor tres que dos: para el empresario Juan Carlos Yepes, “es recomendable que la cantidad de socios sea impar. Esto facilita la toma de decisiones, en cambio, los pares (dos socios) dificulta los procesos.

Antes de iniciar, defina cuanto tiempo van a dedicar a la empresa, a veces las personas encuentran “socios de papel” es decir, aquellos inversionistas que solo aparecen a reclamar utilidades pero no están comprometidos con el crecimiento de la organización.

Si se encuentra en la definición de la idea de su negocio puede acudir a la ruta de emprendimiento de Agencia de Empleo y Emprendimiento de Compensar, que lo guiarán en este proceso.

¿Te gustó este tema?