Promover recesos durante la jornada laboral mejora la productividad, disminuye el estrés y genera condiciones óptimas de seguridad y salud. Aprenda a implementarlos dentro de su cultura organizacional.                                                    

 En Colombia, el Ministerio de Trabajo y Protección Social a través del artículo 167 del Código Sustantivo del Trabajo establece que durante las jornadas laborales se deben distribuir al menos dos intermedios de descanso. La duración y desarrollo de estos breaks serán definidos por el empleador. Esto quiere decir, que las empresas pueden o no promover los recesos laborales.

Cuando un colaborador comienza a tener trabajo acumulado, es poco tolerante al fracaso y siente desmotivación, probablemente esté sufriendo de estrés laboral. Una de las soluciones para bajar el estrés y tener trabajadores más comprometidos y felices es crear espacios que los ayuden a tomar un descanso, despejarse de sus actividades labores, promoviendo así la creatividad y la motivación.

Para Laura Rodríguez, psicóloga organizacional y experta en investigación de mercadeo “Los breaks son importantes no solo porque previenes enfermedades fisiológicas, también ayudan a tener una buena salud mental. Estos descansos hacen que el colaborador reduzca el estrés y cuente con la capacidad de tomar mejores decisiones”.

¿Cómo implementarlo?

Los recesos laborales dependerán del tipo de organización, como afirma Katherine Triviño, gestora de Desarrollo Organizacional de Compensar, “cuando son empresas productivas o de servicios siempre tiene que estar alguien pendiente de los clientes o la producción. Por eso, se recomienda generar recesos rotativos para no afectar la actividad de la empresa”.

En cuanto a las actividades que se pueden desarrollar hay que tener en cuenta que un receso dura entre 5 a 10 minutos. Por ende, se recomienda cambiar constantemente el tipo de actividad que se quiera hacer. No solo tienen que estar orientadas a hacer estiramientos sino también desarrollar juegos mentales.

Los breaks no siempre los tiene que liderar alguien de su equipo, usted puede capacitar a sus empleados para que ellos lo realicen individualmente. A continuación le damos algunas ideas:

●Salga a tomar aire fresco: es importante descansar y despejar la mente unos minutos. Por eso, tómese un momento para salir de su lugar de trabajo y disfrutar del paisaje.

●Recargue su energía con un buen snack: aproveche este momento y disfrute de un alimento que le guste. Es recomendable que mientras esté comiendo aplique la técnica de mindfulness. Es decir, solo sea consciente de la actividad que está realizando así no pensará en las tareas pendientes que tiene sino que vivirá el presente.

●Escuche música: póngase sus audífonos y en un volumen moderado reproduzca la canción que más le guste.

●Pinte un mandala pequeño: dedíquese unos minutos para colorear, esta actividad le ayudará a relajarse y estar más tranquilo.

●Juegue con su compañero: puede jugar triqui, stop, adivinanzas o ahorcado. Seguro que esto lo hará reír.

●Llame a algún amigo: comuníquese con esa persona que siempre lo motiva y le saca una sonrisa. No dude en llamar a alguien con el que no se habla hace mucho pero que siempre tiene presente.

●¡Estire! Muévase de su puesto de trabajo y estire todos los grupos musculares de su cuerpo. Esto aumentará su energía.

Seguro que con estas ideas sus colaboradores se sentirán más felices, aumentando así su productividad e ideas innovadoras. Recuerde que los descansos disminuyen la fatiga mental y física. Por eso, no dude en generar estos espacios y no olvide que en Compensar puede encontrar diversas alternativas para que sus colaboradores disfruten de estas pausas.

¿Te gustó este tema?