A partir del 1 de enero de 2019 el gobierno aprobó una nueva reforma tributaria, conocida como la Ley de Financiamiento (Ley 1943). Estos son los aspectos que debe tener en cuenta si es empresario.

El Congreso de la República con la Ley de Financiamiento busca lograr un mayor recaudo de impuestos para financiar el presupuesto nacional. Aunque se tenía previsto cumplir con la meta de $14 billones, solo se logró recaudar 7,5 billones, por lo que desde el Ministerio de Hacienda ya se anunciaron recortes de gastos como el subsidio de vivienda para clase media.

Pero, ¿Cómo beneficia esta nueva reforma tributaria a las pequeñas y medianas empresas (PYME)? El economista Luis Carlos Reyes, director – cofundador del Observatorio Fiscal y el abogado tributario, Daniel Cardoso le explican los cambios y beneficios de esta ley.

¿Es verdad que la Ley de Financiamiento solo favorece a las grandes empresas?

“Si nos enfocamos exclusivamente en el impuesto sobre la renta, vemos que las modificaciones en este gravamen desde la perspectiva corporativa aplican a todas las empresas, beneficios tales como: reducción de la tarifa del impuesto sobre la renta, eliminación en el futuro del sistema de renta presuntiva, descuento del impuesto de industria y comercio, descuento del IVA en la adquisición de activos fijos reales productivos”, señala Daniel Cardoso, abogado tributario.

Por esta razón, “afirmar que únicamente beneficia a las grandes empresas es un grave error, puesto que, como se manifestó anteriormente las modificaciones favorecen a todas las empresas independientemente de su tamaño”, explica Cardoso.

¿Qué desventajas tiene la Ley de Financiamiento para las Pymes?

Los dos expertos coinciden en que no hay una desventaja como tal. Sin embargo, para, el economista Luis Carlos Reyes, director – cofundador del Observatorio Fiscal, “ como no hubo una verdadera reforma estructural no hay nada que asegure que más adelante se vuelva a hacer una. De hecho, históricamente en Colombia se realiza una reforma cada 18 meses, esto quiere decir, que al no existir una estabilidad del sistema financiero se genera incertidumbre empresarial y para los empresarios será difícil planear sus inversiones”.

En cambio para Daniel Cardoso, abogado tributario,“ la tributación de las pymes sigue siendo muy alta en nuestro país. Uno de los grandes problemas es que se tiene que pagar el IVA aún cuando no se haya recibido el pago, lo mismo ocurrirá con el anticipo del impuesto simple, esto es algo que impacta a uno de los factores claves de una empresa “el flujo de caja”. Se mantiene el gravamen a los movimientos financieros y los aportes parafiscales los cuales son una carga muy alta para las empresas, aun más para las PYMES”.

Ahora que ya conoce cómo impacta la Ley Financiamiento a su negocio, no olvide consultarla aquí.

¿Te gustó este tema?