Ya es un hecho que el celular hace parte de nuestra vida personal y profesional. Sin embargo, se ha preguntado qué beneficios o qué desventajas trae usarlo en horas laborales. A continuación le contamos, según su cargo, qué tan efectivo es su uso.

 Uno de los grandes desafíos a los que se tienen que enfrentar las empresas de hoy en día es a tomar una posición respecto al uso del celular en el trabajo. Para algunos, este dispositivo es considerado una herramienta que beneficia y complementa el trabajo de los colaboradores, para otros, es solo un obstáculo a su productividad.

Para Gina Patricia Suárez, Psicóloga Especialista en Gestión del Desarrollo Humano y Bienestar Social Empresarial, “la forma en la que se determina si el uso del celular en el trabajo es productivo o no, es por medio de la evaluación que la empresa haga a sus colaboradores y el cargo que ocupen”.

Es decir, si un colaborador ocupa un cargo comercial o administrativo es primordial el uso del celular, debido a que este podrá facilitar su comunicación externa e interna. En cambio, si el empleado ocupa un cargo operativo o relacionado con tiempos y movimientos, lo mejor es que no se haga uso del celular debido a que este disminuye su productividad y pone en riesgo su seguridad laboral.

Asimismo, si una empresa evalúa a sus colaboradores por su desempeño o por los resultados de su labor, el celular puede ser sinónimo de productividad. Sin embargo, si la organización evalúa a sus empleados por el tiempo en que realiza sus tareas, lo más probable es que el uso del celular no sea beneficioso.

Para que una empresa logre que sus colaboradores hagan un buen uso del celular, es importante que se puntualice en su reglamento interno cuáles son los lineamientos que debe seguir cada área. De igual manera, se deben concretar tiempos, lugares y en qué casos específicos se restringe su uso.

De esta forma la empresa podrá, no solo guiar a sus colaboradores en cuanto al uso de este dispositivo, sino también tendrá el derecho de sancionar a los empleados que no sigan las especificaciones dadas en el reglamento interno de la empresa.

Para terminar, Gina Patricia Suárez, recomienda que las empresas empiecen a crear estrategias que involucren el buen uso del celular debido a que “las nuevas generaciones, por ejemplo, los millennials, hacen un uso muy frecuente de este dispositivo. Por ello, las organizaciones, en vez de verlo como algo negativo, deben convertirlo en una oportunidad para potencializar el trabajo de sus colaboradores.”

Con un buen uso del celular es posible mejorar los tiempos de respuesta, fortalecer los procesos de comunicación y disminuir los retrocesos, siempre teniendo en cuenta la seguridad y la productividad de sus colaboradores.

¿Te gustó este tema?