Múltiples profesionales

Elegir a qué te dedicarás el resto de tu vida es una decisión importante que marca la diferencia entre el éxito y el fracaso. Sigue esta ruta a conciencia y descubre tu mejor elección.

Elegir una carrera profesional es una de las decisiones más importante en la vida. Sin embargo, tomarla puede ser difícil al considerar los múltiples factores que inciden, como por ejemplo, los intereses personales, las capacidades, los ingresos económicos e incluso la presión familiar y de la sociedad.

Si recién te graduaste del colegio o estás próximo a hacerlo, presta atención a la siguiente ruta diseñada con la asesoría de Diana González Pinzón, especialista en psicología clínica con experiencia en orientación vocacional. ¡Hazla a conciencia y prepárate para tomar la mejor decisión!

Paso 1: Conócete a ti mismo.

Antes que nada, es muy importante que definas unos objetivos y un proyecto de vida. Aunque en este punto no tengas claridad sobre qué carrera profesional elegir, es fundamental que definas qué estilo de vida quisieras tener y qué tipo de aporte quieres hacer a la sociedad. Es útil que consideres los aspectos de tu personalidad, lo que te gusta y te disgusta, lo que te hace feliz y lo que definitivamente nunca harías.

Intereses

Este es el espacio en el que puedes descubrir lo que te llama la atención y lo que te gustaría hacer por puro placer independientemente de lo que puedas conseguir. Puedes formularte algunas de las siguientes preguntas:

– ¿Qué cosas encuentro entretenidas?

– ¿En qué cosas siempre me fijo y no pasan desapercibidas para mí?

– De los temas que se hablan a mi alrededor, ¿a cuáles siempre pongo atención?

– ¿Qué materias me parecen divertidas o son agradables?

Habilidades

Las habilidades son las herramientas con las que contamos para solucionar problemas, pueden ser innatas o adquiridas. Esta serie de habilidades están divididas en 10 grandes grupos.

1. Sociales: habilidad para comprender los problemas humanos y buscar soluciones. Ejemplo: psicólogos y comunicadores sociales.

2. Artísticas: Gusto por conocer el arte y sus manifestaciones, como por ejemplo la pintura, el diseño y las artes plásticas.

3. Ejecutivas: Facilidad para el liderazgo de equipos y poder de convencimiento. Por ejemplo, los administradores de empresas.

4. Musicales: Capacidad para crear y reproducir sonidos por medio de instrumentos como la guitarra o la batería.

5. Científicas: Orientación hacia la observación e investigación constante del mundo. Por ejemplo, los biólogos o los físicos.

6. Mecánico constructivas: Imaginación en tres dimensiones y facilidad para percibir y analizar formas. Ejemplo: arquitectos y diseñadores industriales.

7. Verbales: Por medio del lenguaje logran captar la atención de los demás. Ejemplo: comunicadores sociales y abogados.

8. Organizacionales: Facilidad para organizar datos, actividades, procesos y personas. Ejemplo: mercadólogos y comerciantes internacionales.

9. Matemáticas: Dominio y aplicación de operaciones numéricas. Por ejemplo, los economistas y los financistas.

10. Manuales: Facilidad para armar y diseñar herramientas, ejecución de movimientos precisos. Ejemplo: los chefs y las carreras técnicas.

¿Con cuál te identificas? Es normal que tengas más de una habilidad, así que al ubicarte en algunos grupos puedes empezar a tener unas primeras ideas sobre posibles carreras a estudiar.

Paso 2: Analiza las 7 áreas de conocimiento

Todas las carreras y ocupaciones están incluidas dentro de 7 grandes áreas de conocimiento o disciplinas. Analízalas, define cuáles te llaman la atención y crúzalas con las habilidades con las que te identificaste en el paso 1.

Ciencias de la salud: Promueven la salud y el bienestar tanto de individuos como de colectivos. Ejemplos: medicina, fisioterapia e instrumentación quirúrgica.

Ciencias humanas y sociales: Se ocupan de aspectos relacionados con el comportamiento y las actividades humanas. Ejemplos: psicología, trabajo social y filosofía.

Ciencias exactas: Las que sistematizan el conocimiento de los hechos observables. Ejemplos: física, química, astronomía y geología.

Ingenierías: El conjunto de conocimientos y técnicas científicas aplicadas a la resolución de los problemas que afectan a la sociedad en su cotidianidad. Ejemplos: alimentos, industrial y sistemas.

Administrativas: proveen las técnicas y conocimientos relacionados con la organización de sistemas productivos o servicios. Ejemplos: administración de empresas, contaduría pública y comercio internacional.

Artes-diseño: la creación de actividades o productos que, con una finalidad estética y comunicativa, utilizan múltiples recursos y materiales para expresar emociones, ideas o una visión del mundo. Ejemplos: diseño gráfico, cine y televisión y fotografía.

Ciencias agropecuarias: generan innovaciones científicas y técnicas aplicables al sector agropecuario y su entorno económico, social, cultural y político. Ejemplos: agronomía, veterinaria y zootecnia.

Paso 3: Busca programas en instituciones de educación superior

Luego de tener una claridad sobre tus habilidades y como estás concuerdan con las diferentes áreas de conocimiento, puedes empezar a buscar información en instituciones de educación superior sobre programas de pregrado que te gusten y en los que creas que poder desempeñarte.

¿Cómo buscar?

En primer lugar, es importante leer y entender la definición de la carrera y posteriormente ver cuál es su quehacer profesional o las labores a desempeñar. ¿Te visualizas haciéndolo toda tu vida?

Descripción de los estudios

Revisa los programas de estudio o currículums en varias universidades. Debes descubrir qué tanto te gustan las materias y las habilidades requeridas para tener un buen desempeño. Aunque hay carreras que posiblemente requieran que realices actividades que no te gusten o no sepas hacer, debes definir si estás dispuesto a hacer el esfuerzo o si definitivamente es algo arruinaría por completo tu experiencia.

Campo laboral

Pensando a futuro, puedes revisar la demanda social de la profesión, el promedio de los salarios, cuántos egresados hay en promedio y las posibilidades laborales dependiendo de los niveles de especialización (técnico, tecnólogo, profesional etc.). Esta información la puedes consultar en el Ministerio de Educación.

Paso 4: ¡Toma de decisión!

Si has realizado la ruta con detenimiento, en este punto ya cuentas con todo lo necesario para tomar una decisión informada.

Recuerda que eres tú y solo tú quien elije, pues es el futuro y tu proyecto de vida el que está en juego. Ninguna profesión te garantiza una estabilidad ni grandes ingresos, solo las buenas decisiones te llevarán a lo que sueñas y proyectas. La clave está en tomar el camino que te apasione y saque lo mejor de ti.

¡Éxitos!

¿Te gustó este tema?