La nomofobia es el término empleado para aquellas personas adictas al celular o a los aparatos tecnológicos. Aunque no se considera una enfermedad, se puede comprender como un trastorno. Conoce qué tan adicto eres y cómo puedes corregir este mal hábito.

La implementación de herramientas tecnológicas en escenarios como el trabajo, el deporte, el hogar y la vida diaria es cada vez más común, por ende, se ha transformado en una herramienta indispensable para cumplir con nuestras labores, pero, en algunas ocasiones su uso constante trasciende a una dependencia que puede llegar a considerarse como un trastorno.

Manuel Mayorga Amórtegui, Psicólogo Clínico del Politécnico Grancolombiano, explica cuáles son los hábitos más comunes que llevan a crear esta dependencia y cómo se puede mejorar, pero antes de empezar descubre qué tan adicto eres a tu celular respondiendo el siguiente test:

1. Lo primero que haces cuando termina el día es:

Mayorga Amórtegui cuenta que los comportamientos más comunes en las personas con tendencia a tener adicción al celular o los aparatos tecnológicos son:

● Evitan el contacto físico con su entorno social. Por ejemplo, si en un almuerzo, una reunión familiar o una charla de amigos le dan mayor importancia al celular que a aquellos que están alrededor.

● Se conectan a primeras horas de la mañana a revisar las redes sociales.

● Sienten angustia cuando no tienen el celular a la mano.

● Se preocupan por no tener acceso a internet.

2. En tu diario vivir empleas el celular para:

Si das uso adecuado a tus aparatos tecnológicos dedicando un tiempo apropiado para implementarlos y otro para fortalecer tus relaciones personales no crearás dependencias o adicciones peligrosas para tu salud.

3. Cuando dejas tu celular en casa ¿qué sientes?:

Para Mayorga Amórtegui "el miedo de no tener el celular a la mano radica en perder la conexión a través de la red social o del mundo online" y la inseguridad se da producto de la imagen creada a través de las redes y la auto percepción que se quiere dar.

4. Tu tiempo libre lo dedicas a:

Los riesgos más comunes por los que atraviesas al depender de tu celular y dedicarle la mayor parte de tu tiempo son:

● El tiempo de valor con los amigos y la familia se pierden.

● Aislamiento social.

● Se pueden crear episodios de psicosis, debido a que la realidad de la persona trasciende a la vida online.

● Bajo rendimiento escolar.

● Problemas psicológicos negativos.

La nomofobia (no mobil phone phobia), como también es conocida la dependencia al celular, no ha sido considerada como un trastorno mental dentro del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5) pero se reconoce la necesidad de aplicar un proceso terapéutico para manejarlo.

Por lo tanto, el especialista recomienda acudir a un profesional para identificar en qué   etapa de relacionamiento social se encuentra el paciente y si es necesaria una intervención psiquiátrica. En ese sentido, recuerda que es importante definir en tu vida cuáles son las cosas que debes darle prioridad, las personas y momentos de mayor valor.

Así mismo, abre más espacios para tener charlas con tus seres queridos, generar encuentros con tus amigos y evita el uso del celular durante las reuniones sociales.

 

 

¿Te gustó este tema?