El ejercicio democrático de votar aporta valores como la honestidad, objetividad y responsabilidad. Promover esta práctica desde la infancia fortalece el sentido crítico y de pertenencia por los temas ciudadanos.  

Votar es un derecho que tienen todos las personas para elegir a sus representantes o dirigentes. En el ámbito político desde la elección de un alcalde, un gobernador, un senador o un presidente. Y desde el ámbito académico, este ejercicio democrático permite elegir a los representantes de curso, al personero y a los líderes del consejo estudiantil de una institución.

Como afirma Stephanie Plazas, pedagoga infantil de la Universidad Libre, los principales valores que se fortalecen por medio del voto participativo de un estudiante son:

● Respeto a la diferencia: al fomentar conciencia sobre la importancia de elegir a un representante estudiantil, lo pueden hacer con argumentos y sin crear conflicto, porque sus compañeros piensen diferente o deseen votar por otro candidato.

● Responsabilidad: cuando un candidato asume su cargo como personero o representante estudiantil debe ejercer su labor de la forma más idónea con el objetivo final de promover el bienestar de toda la comunidad académica.

● Sentido crítico: los jóvenes pueden reflexionar y elegir de acuerdo a su propio criterio. Si analizan las realidades y el contexto en el que se encuentran pueden elegir con responsabilidad.

● Objetividad: los estudiantes que eligen tienen el deber de escoger al candidato que gestione ideas en pro de mejorar el colegio.

En el proceso de desarrollo y aprendizaje, los niños y jóvenes deben ser orientados por sus docentes, pero esta importante tarea también es responsabilidad de los padres de familia, quienes deben involucrarse en la creación de valores para formar individuos comprometidos con la toma de decisiones de su comunidad.

La psicóloga recomienda a los padres que hablen con sus hijos sobre cómo elegir al representante de curso teniendo en cuenta las mejoras que aportará al colegio, incentivarlos a analizar las propuestas de los candidatos y orientarlos a elegir con objetividad para que voten, no por el amigo, sino por la persona que los representará de la mejor forma.

¿Cómo funciona el proceso electoral en un colegio?

De acuerdo a Luis Guillermo Torres Pérez, docente de Ciencias Sociales del Colegio General Santander de Usaquén, a través de los procesos de aprendizaje es posible crear conciencia sobre la importancia de participar y elegir.

Cuando un estudiante descubre que su voto es importante y decisivo en la gestión del colegio sabe que en sus manos está la posibilidad de generar una transformación y de promover cambios en pro de la comunidad académica. “Si el ejercicio democrático se fomenta desde las escuelas en todas las áreas del conocimiento, es posible formar personas integrales en su adultez”.

La participación como ejercicio reflexivo

El Colegio General Santander de Usaquén, desarrolla el programa de Democracia y Derechos Humanos, que consta de un ejercicio de reflexión sobre la libre participación, manejo del tiempo libre y cuidado ambiental. Es así como se llevan a cabo las votaciones de representantes de curso donde los niños se postulan y posteriormente se abre un espacio para que cada candidato explique por qué quiere ser representante y de qué forma podrá colaborar en materia de convivencia y para el desarrollo académico. Luego de darse a conocer los postulados por cada curso, los estudiantes pueden elegir a su representante que a su vez se postulará al Consejo Estudiantil.

Elección del representante del consejo estudiantil

Posterior a la elección de los representantes de curso, se hace una reunión de los candidatos elegidos para conocer cuáles son las necesidades de cada grado. Allí se da inicio a la promoción de solicitudes que impacten y mejoren el desarrollo académico de los estudiantes.

Luego de estas primeras elecciones, se conforma el consejo estudiantil, el cual elige dentro de los estudiantes del grado 11 el representante del Consejo Directivo.

Elección del personero y personerito

Otra forma de participación estudiantil es a través del personero y el personerito. Los estudiantes que desean ser personeros (grados sexto a décimo) y personeritos (quinto de primaria) presentan sus propuestas al comité de profesores orientadores, de allí sale una retroalimentación para los aspirantes y luego se da inicio de las campañas electorales.

Cada candidato debe organizar su equipo de trabajo con los mismos compañeros de grado para dar inicio a la campaña electoral, en la cual dan a conocer las mejoras que obtendrá la institución al ser elegidos.

Luego del ejercicio de votación y elección del personero estudiantil, los candidatos que no fueron escogidos, pasan a ser parte del equipo del personero para ayudarlo a promover y hacer realidad sus propuestas.

Elección de veedores y contralores

Los veedores son elegidos entre los estudiantes que cursan el grado 11, ellos deben velar porque el ejercicio de derechos y deberes dentro de la institución se realice a cabalidad. Por otra parte, los contralores son estudiantes elegidos entre los cursos octavo a décimo y se encargan de que se aproveche con efectividad los recursos de la institución. De esta forma, todos los cursos de la institución participan en la toma de decisiones del colegio.

Compensar como Caja de Compensación Familiar fomenta los valores de honestidad, objetividad y respeto por medio de sus actividades recreativas, deportivas y culturaleslas cuales contribuyen a la formación de niños con pensamiento crítico y que tendrán la potestad de darle rumbo al país en el futuro.

 

¿Te gustó este tema?